Aunque no a pasos agigantados, estas ultimas décadas los coches han ido mejorando en cuanto al aspecto ecológico. Tanto los coches híbridos como los coches eléctricos han logrado que la cantidad de gases contaminantes que se emiten a la atmósfera sea mucho más reducida.

Pues ahora se está desarrollando una alternativa que con el paso del tiempo puede llegar a ser mucho más ecológica: coches que funcionan con aire comprimido.

De momento solo son proyectos, aunque ya hemos podido ver este sistema en algún coche, como el Tata Mini Cat.

 

¿Porqué es un sistema más ecológico que el que llevan los coches híbridos?

 

Los coches híbridos llevan dos motores, uno que funciona con electricidad y un segundo que necesita gasolina. Pues estos motores solo necesitarían aire comprimido.

Las empresas que están investigando este sistema calculan que en un futuro podrán llegar a tener 300 kilómetros de autonomía; y con el cambio de aceite más de lo mismo, se haría cada mucho tiempo (50.000 km).

Y si os estáis preguntando por el precio y pensáis que aquí es donde está la trampa para nada. Calculan que costaría unos 0,5€ por cada 100 kilómetros. Con esa autonomía saldría a 1,5€ llenar el depósito al máximo.

Pero estas características todavía quedan muy lejos, el sistema tiene varias pegas. De momento solo se ha conseguido que coches de aire comprimido lleguen a una velocidad de 105 km/h. Los coches hacen una gran cantidad de ruido (problema menor) y se tendrían que acondicionar todas las gasolineras.

Esta alternativa ecológica a los coches híbridos y eléctricos es un proyecto atractivo que deja con muy buen sabor de boca. Habrá que ver si son capaces de cumplir todo lo que prometen.