Carga inductiva para los vehículos

Una de las principales desventajas en el uso de vehículos eléctricos es la larga duración de su periodo de carga, que hace necesario conectarlos durante varias horas a fuentes de alimentación eléctrica para cargar su batería, lo cual limita su tiempo de uso diario y la capacidad para recorrer largas distancias.

Sin embargo, los últimos años diferentes empresas han llevado a cabo investigaciones para encontrar métodos alternativos de alimentación que permita cargar los vehículos eléctricos de forma autónoma, rápida y directa; sin ser necesario limitar su tiempo de uso o contar con fuentes de alimentación que funcionen mediante cableado directo.

Hasta ahora las investigaciones realizadas han permitido el desarrollo de sistemas de alimentación por inducción eléctrica; ejecutada mediante 2 bocinas destinadas a la transferencia de energía, cuyo funcionamiento y posibles usos dan un nuevo paso en la creación y futura construcción de “Smart cities”.

Este tipo de tecnología ya ha sido aplicada, como prueba, en el diseño de algunos vehículos eléctricos pertenecientes a reconocidas compañías automovilísticas y los resultados obtenidos hasta el momento hacen posible pensar en un futuro donde la movilidad urbana sea realizada únicamente mediante el uso de energías renovables, creando metrópolis autosuficientes y limpias.

 

¿Cómo funciona la carga inductiva?

La carga inductiva para vehículos eléctricos es un sistema de alimentación que funciona mediante la instalación de una bobina eléctrica en el pavimento y de otra en el interior del automóvil, encargadas de transferir energía entre ellas para cargar la batería del vehículo sin ser necesario el uso de cableado y aun estando el pavimento cubierto de agua, hielo o nieve.

El sistema de transferencia de energía se activa cuando la bobina interna del vehículo es posicionada sobre la subterránea, quedando ambas a una pequeña distancia entre sí, que hace posible la ejecución de una carga inductiva de la batería del vehículo con una eficiencia equivalente a un 90% de la capacidad de carga total y mediante diferentes mediciones o velocidades de alimentación; que permiten cargar la batería en menor o mayor tiempo, de acuerdo a la capacidad de transferencia de las bobinas.

Este sistema de alimentación energética es rápido y eficaz; se ejecuta mediante sistemas de energía limpia, tomando reservas de la energía solar o de energía eólica, y no hace necesario que los individuos dentro del vehículo salgan de él durante el proceso de carga.

Las compañías que se han encargado del desarrollo de esta tecnología para agilizar y mejorar el uso de vehículos eléctricos, aportan como principal ventaja que b>esta transferencia energética permite cargar las baterías del automóvil incluso estando en movimiento, al ser conducido sobre vías inteligentes, y la transferencia ejecutada no genera campos electromagnéticos perjudiciales para personas o aparatos eléctricos, manteniéndose por debajo de 6,25 microteslas.

 

Ventajas para tu coche electrico

A pesar de ser una tecnología prometedora, capaz de iniciar una nueva era en el diseño y creación de ciudades verdes y autosuficientes con el uso de energías renovables; aun es necesario superar pruebas que terminen por asegurar su completa aplicación e incapacidad de generar problemas secundarios, como: perdida de eficiencia en sistemas electrónicos del vehículo o calentamiento de sus partes metálicas.

Sin embargo,ya es posible hablar de diversas ventajas que ponen de manifiesto lo que podría ser el futuro de la mano de estos vehículos y sus sistemas de caga inductiva, entre ellas se pueden nombrar:

  • Es un sistema sin riesgos de vandalismos, gracias a que los dispositivos implicados en la carga se encuentran instalados en el suelo y en el interior del vehículo.

  • Funciona en diversos entornos y estaciones del año, presentando siempre la misma eficacia tanto en verano como en invierno.

  • Se trata de un sistema sencillo y cómodo, que se acciona automáticamente y no hace necesaria la participación directa del usuario para iniciar o terminar la carga.

  • No produce impactos negativos en el paisaje urbano; por lo cual no altera el entorno general.

  • Abre oportunidades de nuevos modelos de negocios relacionados al transporte público, hoteles y aparcamientos donde se permita cargar el vehículo durante su estancia.

 

Mirada en el futuro

La producción en masa de vehículos equipados con sistemas de carga inductiva representa un gasto mayor de inversión para las compañías automovilísticas, en rediseño de la ciudad y para el usuario final. Sin embargo, la inversión realizada en este aspecto permite mirar el futuro desde una perspectiva de innovación y positivismo.

Las ciudades del futuro podrán contar únicamente con vehículos que funcionen mediante el uso de energías renovables, sin estar limitados a pocas o determinadas horas de funcionamiento, así como a cortos recorridos que terminen por comprometer su autonomía y funcionabilidad.

La creación y aplicación de un sistema de carga inductiva para vehículos eléctricos, abre tantas posibilidades y ventajas en el desarrollo de las futuras “Smart cities” o ciudades inteligentes, que es necesario mantener la vista sobre ellos y sobre las compañías dispuestas a invertir en su desarrollo, encontrándose entre ellas: BMW y Siemens.

Autor entrada: palomavicioso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *