El drama de ir al mecánico: los problemas más habituales

Te dispones a salir de casa para ir a la oficina, enciendes el coche y de repente, no arranca. Esta situación es bastante habitual, sobre todo si tienes un coche antiguo. No obstante, si tienes un mecánico de confianza la jugada te puede salir bastante cara.

En primer lugar, por el coste de no tener tu propio vehículo, es decir, vas a tener que gastar un dineral en transporte público, por ejemplo, ir en taxi, que no es tan barato como te intentan decir desde el ayuntamiento. Además, suele ser incómodo.

En segundo lugar, porque vas a tener que ir al mecánico. El mecánico es algo así como el dentista de los coches. Nadie quiere ir, pero es necesario acudir a él.

 

¿Por qué molesta tanto ir al mecánico?

Detectar problemas habituales en el coche

El principal motivo es la falta de profesionalidad. Por norma general, los talleres no son lo suficientemente profesionales que deberían ser y no por falta de personal cualificado, que a veces también, sino por el hecho de que se aprovechan del desconocimiento del cliente. Si te dicen que hay que cambiar 20.000 piezas, lo más normal es que tú te lo creas porque, efectivamente, no entiendes de mecánica.

Por ello, hemos querido buscar un taller de confianza en Madrid, un taller que se maneje por los valores de la vieja escuela, pero que cuente con el equipamiento más puntero. No ha sido fácil la búsqueda pero al final hemos encontrado un aliado en Talleres Automotires.

No solo son profesionales y ofrecen un servicio de confianza, sino que son expertos en puestas a punto, en pasar la ITV y en realizar la diagnosis del vehículo. También nos ha gustado mucho el servicio de chapa y pintura en Madrid que ofrece, de una calidad elevada, no obstante, lo más normal es que si estás leyendo este artículo sea porque has sufrido una avería en un componente mecánico interno, y no en la chapa y en la pintura.

 

El estado de tu coche debe ser importante para ti

 

Si bien es algo frecuente descuidar el cuidado del coche debes saber que a la larga te puede salir muy caro. No es lo mismo tener un coche cuidado que un coche que se cae a cachos, prácticamente. Ir al mecánico no es algo agradable, pero es muy necesario, pues una puesta a punto siempre nos puede librar de problemas mayores.

Por ejemplo, un problema muy habitual de los coches es la pintura. Primero se empieza con un arañazo que no se repara y finalmente se tiene que acabar pintando todo el vehículo. Si hubieras ido desde el principio esto no hubiera sido así. Por ello, recuerda que cuento más alargues el tiempo de ir al mecánico más dinero estarás malgastando.

Por último, señalar que un coche en mal estado no es solo un peligro para ti, sino que es un peligro para tu familia y para todos. No pongas en riesgo la vida de los demás por ahorrarte unos pocos euros.

Autor entrada: palomavicioso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *